La tradición oral es sin duda uno de los lugares privilegiados en los que se reproducen los códigos culturales que dan forma y vida a las culturas del Pacífico colombiano. El cuento, el chisme, el chiste, el mito, el secreto, el romance, la canción, son algunas de las formas en que podemos comprender, como quien comprende un texto o una fotografía, algunos de los principales rasgos de los lenguajes culturales de las comunidades que habitan el pacífico colombiano. Sin embargo, los significados y los sonidos de las palabras se acompañan a su vez del cuerpo y el movimiento: la pantomima, el gesto y el baile son también lenguajes fundamentales que marcan por completo la formas en que los hombres y las mujeres, los niños y las niñas, se relacionan entre sí e interactúan con su medio ambiente. Por este motivo, la Corp- oraloteca es una propuesta que lejos de centrarse en la riqueza “folklórica” - en las manifestaciones musicales y dancísticas que se han vestido con trajes “tradicionales” para montarse en un escenario-, indaga en la complejidad de la vida cotidiana y sus formas de ser en este rico y vasto territorio a partir del cuerpo, el sonido y la palabra, y a partir de todo aquello que los une: el ritual, el cuento, la fiesta, la canción, el baile, los formatos musicales, la gastronomía y la cosmología, entre otros.
A pesar de que nuestro cuerpo se encuentra presente en todas nuestras manifestaciones, prácticas y saberes, muy pocas veces nos sentamos a pensar en él. Muy pocas veces pensamos el cuerpo como una categoría en sí misma; un elemento que nos permite comprendernos como sujetos culturales. Pero si bien se puede pasar por alto el tema de la corporalidad en las culturas y saberes que usualmente llamamos “occidentales”, a cualquiera que pretenda hacerlo para comprender las sociedades afrodescendientes le resultará sencillamente imposible. El cuerpo y todo lo que de él se deriva: la danza, la salud, los deportes, la gestualidad, la alimentación y la sexualidad, son elementos esenciales y fundamentales en la comprensión y construcción de la identidad étnica, racial y cultural de los pueblos del Pacífico colombiano cuya población es en su mayoría afrodescendiente.

En el mundo de hoy, un mundo altamente globalizado, el fortalecimiento y la valoración de los símbolos que reafirman las identidades genera desarrollo sostenible en las comunidades en medio del respeto por su diversidad y la posibilidad de hablar en igualdad de condiciones con otros grupos y otras culturas.

El proyecto de la Corp- oraloteca tiene un gran interrogante de fondo: ¿Por qué somos como somos? Existen diferentes autores que han tratado de dar una respuesta a esta pregunta en un gran número de libros y artículos; un ejemplo de ello es ¿Por qué los negros somos así?de Carlos Arturo Caicedo Licona[1]. Sin embargo, el texto formal muchas veces no logra expresar aquello que sólo los mundos de los sentidos y los sin sentidos en la palabra, el sonido, el movimiento y la imagen pueden recrear. Es así como las tradiciones orales y corporales en su aparente superficialidad, o en toda su trascendencia, tienen la facultad de transmitir fielmente lo que somos y asumir la misión de trabajar por el bienestar, la conciencia y el desarrollo de los pueblos que habitan este enigmático e inmenso territorio.